Dar la vuelta al mundo en solitario… pero bien acompañado


Se habla mucho del reto que supone escalar montañas y de lo mucho que se han masificado destinos como el Everest, con el consiguiente peligro que supone para un público inexperto ya que, a fin de cuentas, subir al pico más alto del planeta no es un simple paseo dominical. Pero, ¿cuál sería el equivalente de un reto similar al Everest en el mar? Sin duda, la Vendée Globe tiene todos los ingredientes para serlo. Esta regata a vela consiste en dar la vuelta al mundo en solitario, sin escalas y sin asistencia: si algo se rompe, tú lo reparas; si tienes sueño, puedes dormir un tiempo máximo de 30 minutos sin exponerte al desastre; si has calculado mal los suministros, toca pasar hambre o quedar a la deriva… Y esto durante tres meses, que es lo que se calcula necesario para recorrer la distancia prevista. El regatista Dídac Costa es el único español que participa en esta prueba que, a diferencia del Everest, sólo ofrece 30 plazas a navegantes de todo el mundo. Por el hecho de haber competido y llegado a la meta en la edición anterior, en 2016, tiene el puesto asegurado en la línea de salida de 2020 en la ciudad francesa de Sables-d’Olonne. La ocasión de 2016 fue la segunda en 25 años que un español terminó la Vendée Globe.

Costa es el referente estatal en la navegación oceánica, contando en su haber dos regatas de vuelta al mundo y 10 años de logros como navegante oceánico en solitario. Por eso es todo un honor que confíe en Inmedia para gestionar la comunicación y las relaciones públicas antes, durante y después de la regata, así como para asesorarlo en el proceso de creación del partenariado que ha de ayudarlo a conseguir el éxito en esta regata, reservada sólo a los navegantes más preparados y donde se enfrentará a las situaciones más extremas.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPrint this pageEmail this to someone